Cangas de Onis - Orandi - Covadonga




Empezamos a caminar en el mismo centro de la villa de Cangas de Onís (87m), con dirección al barrio de arriba, pasamos junto a una iglesia grande y más arriba junto al cementerio, seguimos ascendiendo por la carretera hasta llegar a una bifurcación, aquí giramos a la izquierda dejando la carretera y en poco tiempo llegamos a la hermosa Área Recreativa de “Llanu ´l Cura”. Desde aquí, se divisan los valles del Sella y del Güeña.
Junto al aparcamiento que hay, cogemos una pista que sale a la derecha, la cosa se pone algo fea, hay un fuerte repecho. Después llegamos a una collada, donde hay un pino solitario, y un ramal que va a la derecha y baja a la Bayeta, nosotros seguimos de frente. En esta zona se suelen ver algunos corzos y raposos.
Después de un buen rato, hacemos entrada en el pueblo de Següenco (600m). Aquí hay una ermita de topología popular dedicada a San Francisco, conocido popularmente como “San Pachu”, santo al que se tiene gran devoción y se le considera protector de los animales domésticos del pueblo. Hay tambien a la salida del mismo, una hermosa fuente, agua potable, llamada la del Carril, está a mano izquierda, tiene una imagen de la Virgen de Covadonga. Es un buen sitio para hacer una parada y descansar un poco.
Una vez recuperado fuerzas, seguimos la marcha el camino está bastante bien señalizado por esta zona, vamos en dirección a la casería de Españeu y más tarde a la majada de Los Pollares, a la que llegaremos después de una hora aproximado de haber salido de Següenco, seguimos y al poco tiempo llegamos a la collada de Pozobal, en plena Sierra Moruna, y más tarde a Nafuentes, donde hay unos manantiales.
Aquí el camino marcado gira a la izquierda, abajo, en dirección a Covadonga, nosotros no iremos por él. A partir de aquí, ya vamos por un sendero, a veces desaparece, que nos llevará a Cuenye del Carru, es un amplio collado, desde el cual se ve a la izquierda el Collado de Cebeo por donde tenemos que pasar obligatoriamente, tras el cual se esconde la Vega de Orandi. No se puede ir hacia él, perdiendo altura, es mejor seguir por el sendero que traemos y antes de llegar a la majada de Narves, cruzar por entre los felechos y ascender hasta encontrar unos hitos.
Allí se encuentra un buen camino, que cruza un pequeño bosque y sin apenas perder altura llegamos al Collado de Cebeo, desde aquí la vista es impresionante hacia la majada de Las Mestas, a la que bajaremos por un sendero y seguiremos por la orilla del río, del mismo nombre, Mestas, hasta llegar a la Vega de Orandi, es uno de los fluviales más guapos de los Picos de Europa, cruzaremos toda la vega y veremos el agua desaparecer en la cueva.
Este río penetra por una gran cueva, de unos trescientos metros de longitud y se transforma en el chorro de agua que pasa por detrás de la Virgen en la Cueva y cae al estanque.
El camino para bajar desde la Vega a Covadonga, donde termina la ruta, empieza donde hay unas cabañas, cruzaremos el espeso bosque de hayas, Monte Auseva, se va viendo ya, el valle de Covadonga con la Basílica al fondo y al otro lado del valle la Cruz de Priena. Ya nos estamos acercando al final de la ruta.